Independencia

Artículo publicado en El Observador Prensa Libre disponible aquí.

El 18 de septiembre, una mayoría de escoceses, un 55.3 %, votaron que «No» a la independencia. Pero la carrera hacia ese día había sido más accidentada de lo que esperaba el gobierno conservador porque los votantes del «Sí», que finalmente fueron un 44.7 %, habían ido in crescendo a medida que se acercaba el día señalado. El gobierno respiró aliviado, al menos por ahora.
Desde Cataluña se seguía la evolución de la votación con una mezcla de expectación y de admiración. El periódico conservador La Vanguardia, publicaba un anuncio de una página felicitando a los escoceses por el mero hecho de poder votar. Un anuncio, en realidad, dirigido con cierta sorna al gobierno central que no permite en Cataluña el referendo para decidir su independencia. Prohibir algo, como ya se sabe, es despertar el deseo. Si en 2012, tras el anuncio unilateral del gobierno catalán de que el 9 de noviembre de 2014 se llevaría a cabo la consulta, el gobierno central hubiera abierto el diálogo y facilitado la votación, hoy por hoy seguramente estaríamos ante un electorado en su mayoría favorable al «No». Si antes en una conversación informal los amigos no estaban interesados en el referendo o preferían permanecer en España, ahora lo frecuente es que estén a favor de la consulta y de la independencia. La negativa ha contribuido a que cada vez más personas apoyen no sólo el derecho a votar sino también la independencia.
Existen similitudes y grandes diferencias entre las realidades históricas y sociales de Escocia y Cataluña. Es evidente que la gran tensión social, provocada por la crisis mundial y los recortes sociales, inclina a que algunos escoceses y catalanes se planteen que estarían mejor separándose de un estado central que decide en contra de sus intereses. Es posible que la gestión a pequeña escala redunde en el bienestar de sus habitantes, eso preconizan muchos de los que están a favor del «Sí». En el caso de Escocia, laborista por antonomasia, la situación es extrema ya que la representación escocesa en el gobierno central conservador es mínima. En Cataluña, en cambio, la derecha nacionalista ostenta el poder y sus planes económicos no son my diferentes a los de Rajoy. Esta derecha supo hacer suyas las protestas de los ciudadanos y canalizarlas en la lucha por la consulta y así ocultar otros problemas sociales y económicos.
El pasado 11 de septiembre, una semana antes del plebiscito escocés, día nacional de Cataluña, se organizó en Barcelona la formación de una «, de victoria y votar, en dos de las principales arterias de la ciudad con los colores de la bandera catalana. La organización estaba a cargo de la Asamblea Nacional Catalana, un organismo civil que ha canalizado la lucha por la independencia y que no está afiliada a ningún partido pero que cuenta con el beneplácito de los partidos independentistas. Si a raíz del escándalo de corrupción delexpresident Jordi Pujol (sí, chorros hay en todos lados y, en este caso, muy cerca del govern) se decía que la participación sería más escasa que el año anterior, cuando se organizó una cadena humana por la costa catalana de 400 km, los ciudadanos salieron a la calle en una marea de amarillos, rojos y banderas independentistas. El éxito de la convocatoria debe de haber dejado a Mariano Rajoy pensando en el tremendo embrollo en que se había metido. Había personas de todas las edades. Muchos luchaban por el sueño catalán o querían inspirar a los más jóvenes; otros protestaban por el recorte a sus derechos sociales; algunos, contrarios al modelo económico capitalista, aprovechan la coyuntura para pedir una sociedad diferente. Como ven es amplio el mosaico de ideologías y deseos aglutinados bajo la idea de independencia.
¿Qué pasará hasta el 9 de noviembre? ¿Se permitirá el referendo? ¿Se convocarán nuevas elecciones en Cataluña? ¿Desobediencia civil? Yo, a veces, me siento como si viviera en la casa de un matrimonio que se lleva muy mal y hace mil que se quiere divorciar. Los familiares de ambos lados te rompen la cabeza y uno quiere que finalmente tomen una decisión.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s